Inequidad en la distribución de escasez de agua

StreamClosureLos proveedores de agua en la zona rural de Colombia tienen una limitada capacidad de almacenamiento y dependen de la capacidad de regulación del agua de los ecosistemas. Pero cuando el uso de agua se acerca a los flujos disponibles, los problemas de acceso y los conflictos entre eficiencia y equidad se hacen evidentes. La quebrada Bolillos en la zona cafetera de Colombia es uno de estos casos. Durante la temporada seca, la escasez no se reparte equitativamente entre el acueducto rural (Rural Regional) y el acueducto urbano (ESAQUIN). En la quebrada el flujo requerido es mayor que el flujo real durante los dos meses más secos del año. Pero también la infraestructura fue construida con una parcialidad en la distribución del agua. La salida de agua del acueducto Rural Regional se encuentra 30 cm por encima del nivel de la salida de ESAQUIN en el mismo tanque de sedimentación. La ubicación subterránea de la infraestructura y su edad hacen que la asignación no equitativa del agua sea invisible. En consecuencia, el agua se asigna preferencialmente para el sistema urbano en la temporada seca, a pesar de que la mayoría de los usuarios rurales dependen del agua para actividades agrícolas de subsistencia. La asignación eficiente de agua requiere datos fundamentales de caudal y de uso de agua para que las concesiones reflejen las limitaciones del ecosistema para regular los flujos de agua durante el año, y que la infraestructura sea diseñada y construida para una asignación equitativa.low_flow